Ir al contenido principal

Sello..........de identidad

El certificado de minusvalía se suponía que era una ventaja, entre tantas desventuras que representa la enfermedad. El turno era a las 11 hs, y para mi era como si me fueran a operar de no se qué, o más bien a tatuarme la frente con la sigla EM. Una marca imborrable que me iba a acompañar toda la vida. Todo esto representaba para mí el certificado. Una cosa más a la que tenía que adaptarme.
Era uno de esos trámites en los que la esclerosis cobra otro valor, era como si la normalidad quedara allá lejos y hace tiempo. Una especie de reconocimiento, o recompensa ante el desequilibrio emocional y físico. Y aunque suene extraño, una ventaja que hoy por hoy no pueden tener todos los que quisieran.
En su momento, hace 5 años atrás, la Diputación Foral de Bizkaia reconocía un grado de minusvalía del 33% solo por el hecho de tener esclerosis. Desde hace un par de años la cosa cambió. Ahora hay que demostrar el grado de afectación para que concedan el grado de discapacidad.
Las ventajas, por llamarlo de alguna manera, eran varias, como por ejemplo a la hora de hacer la declaración de la renta, las desgravaciones, presentarse en oposiciones destinadas para este colectivo, y el comprar un auto. También es un paso frente a una enfermedad tan variable como esta. Un dia uno está bien, y a la mañana siguiente te asecha un brote con consecuencias diversas, y secuelas insospechadas. Eso si al principio todo es más benévolo, ya que la recuperación es casi al 100% en la mayoría de los casos. Hasta que con el advenimiento de los siguientes episodios la recuperación va mermando, dejando huella por donde pasa, además de las placas en el cerebro. Las secuelas sensitivas, motrices, de fuerza, etc. son casi inevitables.
Pero volviendo a la cicatriz del certificado. Al final fui, y no solo llegué al departamento de minusvalía sino que entré. Esperé mi turno de revisión. Me atendió una médica que me revisó y repasó los brotes sufridos hasta ese momento. Fue un volver a vivir los preliminares de la esclerosis, el brote mielitis óptica que dio lugar al diagnóstico: EM. Releyó e indagó sobre el informe del neurólogo relatando el proceso sin olvidar ningún punto, otro del oculista, y los estudios de campos evocados. Informes describiendo hechos que fueron el pase a la concesión del certificado de minusvalía.
Al salir tenía sensaciones extrañas, como si el hecho de tener esclerosis estuviera consumado a partir del certificado que reconociera la existencia de una enfermedad. Tenía la sensación que a partir de ese momento era María Paz Giambastiani esclerosis múltiple. Y todos los deseos de despertar de una pesadilla se hubieran borrado de un plumazo. Estaba tomando consciencia que la esclerosis en mi vida era una realidad.

Comentarios

  1. Lamento que hayas caído en el negocio de la EM, colaborarás a que sigan sin encontrar la cura.
    Espero que no te hayan diagnosticado RR para poder suministrarte ese carísimo medicamento que sólo empeorará tu salud.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. no es solo una etiqueta, te facilita la vida y sobretodo, la jubilación.

    ResponderEliminar
  3. Hola Maria, te saludo desde Honduras y te acompaño en la EM. Fui diagnosticado desde 2008 y tengo EM progresiva. Saludos. LE

    ResponderEliminar
  4. Ema cada uno es libre de creer en la medicación, en la ciencia y en los médicos.........en Dios o en quien quiera, y todas las opciones son respetables.
    A todos gracias por leer y dar su opinión en en el blog. Es un espacio de sensaciones y experiencias vividas y por vivir.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. disculpa, creí que la EM era un síntoma, no sabía que era una religión.
    por supuesto, cada uno es libre de creer en lo que le hace bien.

    ResponderEliminar
  7. La EM no es un síntoma es una enfermedad. Y lo que digo es que cada uno lleva la EM como quiere, puede; tomando los medicamentos, haciendo yoga, no haciendo nada, yendo a misa, etc. Y que todo es respetable.

    ResponderEliminar
  8. Emma; soy usuaria de uno de esos "carísimos medicamentos", y me ha hecho un efecto terrible: me llevó de tener 3 o cuatro brotes anuales, a no tener ninguno desde hace mas de 5 años. Llevo diez años con E.M. y una vida absolutamente normal, y eso no es muy común en nuestro caso. No me importa ser parte del negocio; todos somos parte de algún sistema perverso. Imagino que vos vivirás en la cima de un monte de la caza y de la pesca, porque si no es así y vas al supermercado a comprar huevos, sabrás que las gallinas ponedoras están día ynoche con luz para aumentar la productividad.
    María Paz: como en todas tus notas me siento identificada con tus vivencias; creo que todos los pacientes tenemos sentimientos parecidos ante algunas situaciones. Sacar el "Certificado de Discapacidad", como se llama en Argentina, cuando todavía usaba tacos altos, me causó rechazo y miedo porque lo tomé como un vaticinio de lo que pudiera pasarme. 10 años después, tengo la misma vida, pero con tacos bajos.
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  9. >Cyntia comparto todo lo que decís. Y gracias por dejar tu testimonio. Me alegro que estés bien. Un abrazo, Paz

    ResponderEliminar
  10. Emma ; tambien soy usaria d esos caros medicamentos sus efectos secundarios no son los mejores pero gracias a ellos estoy en pie y puedo hacer la cosas por mi misma. Gracias a Betaseron los brotes se han diminuido y puedo tratar de llevar una vida lo mas normal posible. Al igual que Cyntia he tenido que cambiar mis tacones altos por unos buenos tenis pues los domino mejor y me duelen menos mis piernas. Hay que buscar una mejor calidad de vida para todos los que posehemos MS

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…