Ir al contenido principal

Entre tinieblas

No me importa que la medicina sea así, donde lo absoluto es enemigo de lo volátil. Necesito certezas, estoy cansada de las dudas. Los tal vez, no me sirven y me alteran.
Por definición estamos acostumbrados que las cosas sean en muchas ocasiones blancas o negras: o sos alta o baja, gorda o flaca, puntual o impuntual, responsable o irresponsable, etc. No hay término medio. Y quienes vivimos con una enfermedad necesitamos saber a que nos enfrentamos, que tenemos, y ante una dolencia incierta esperamos que el huracán de lo incierto pare. Esto sucede cuando un día te sorprende un “posible” cambio de diagnóstico.  De la mano se acerca el miedo a sentirnos en la cuerda floja, en una caída que no termina nunca, en donde el suelo no te ataja jamás. Vivir el proceso de nuevo no tiene lugar.  La convulsión de sentimientos se revoluciona a la velocidad de la luz.
Mientras los distintos análisis, estudios, y visitas a distintos especialistas se suceden en paralelo con mi tormentosa realidad. Ante tal panorama solo una evidencia: sea la que sea es una enfermedad desmielinizante, degenerativa y crónica, se llame como se llame.
Pero como en nosotros, el nombre indica muchas cosas y tiene un significado especial, es necesario para afrontar la enfermedad, la circunstancia, y seguir adelante.  
El problema es que crecimos bajo una premisa que indica que los médicos son como Dios. Nada más lejos de la realidad. Estamos en manos de una persona que tiene aciertos, equivocaciones, dudas, problemas y sangra como todo el mundo. Quizás por eso cuando nos plantean un interrogante generan una vorágine incontenible, ya que de quien solicitamos firmeza nos plantea disparidad de criterios. Es ahí cuando aprendemos, “a los golpes” a transitar entre tinieblas. 

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. cierto es que abrirse a los demás es de lo más dificil (doy fe, porque en esto, esta semana he hecho un master, y ha sido de lo peorcito)........ pero me encanta aprender de todo lo que se comparte en tu blog. Rous

    ResponderEliminar
  3. maria vi tu nota en e.m yo la padesco, me parecio nota muy interesante, nos conectaremos. saludos fernando

    ResponderEliminar
  4. Hay que estar abierto a todo: ciencia, magia y religión: lo que venga.
    A esta altura, hay que hacer los estudios, análisis, consultas y tratamientos que sean necesarios, pero nuestra vida no puede pasar por ahí. No podemos vivir alrededor de una enfermedad, por agresiva que sea. Lo que debemos hacer es mirar el pequeño mundo que nos rodea y buscar, día a día, algo que nos permita mejorar nuestra calidad de vida.
    Un beso. Cristina

    ResponderEliminar
  5. cada dia estoy mas convencida de q por mucho q se esfuercen los demas.....no nos entiende ni dios!!.Despues de leer a Paz y a Rous me ha dado el cuarto de hora de llorar.....y todo lo q poneis(sin saber explicarme)me pasa a mi,da igual q te propongas hacer algo como antes q se te va la fuerza por no se donde, y como cada dia "tienes una cancion nueva"!! no eres capaz de seguir lo q te habias propuesto.Sigue escribiendo Paz!!!q personalmente creo q nos hace muy bien a l@s q tenemos lo mismo q tu. Besos.Mªcarmen.

    ResponderEliminar
  6. Hola, animo yo paso por lo mismo lloro,me seco las lagrimas y digo arriba nada me va a vencer ahora se me estan presentando mas problemas de salud aparte de EM. Marcela

    ResponderEliminar
  7. Hola María Paz...te cuento que siempre te sigo en tus blogs, especialmente en el de EM. Como afectada me siento muy identificada con cada una de tus exposiciones.Romina

    ResponderEliminar
  8. ESTOY CONTIGO, ES DURO PERO NO IMPOSIBLE ¿NO CREES?. Neysa

    ResponderEliminar
  9. Cada dia es mas dificil seguir adelante pero leyendo esto comentarios y lo escrito por Maria Paz tenemos que salir de la soledad en la que estamos entre todos tenemos que ayudarmos.GRACIAS POR ESTAR AHY. (UNA MALAGUEÑA)

    ResponderEliminar
  10. Me gusta lo que escribís en tu blog, me hace mirar diferente algunas cosas que a veces me cuesta mucho ver.Es que uno se pregunta en esto de dar los propios tiempos al otro, hasta donde debe acompañarlo. María

    ResponderEliminar
  11. Te admiro.Seguí así.
    Matu

    ResponderEliminar
  12. Como siempre tan acertadas tu palabras. Te mando un fuerte abrazo y luz para las tinieblas.
    Uge

    ResponderEliminar
  13. Hay dias que simplemente es muy dificil seguir adelante...

    ResponderEliminar
  14. Paz, con el cambio q has hecho de la página, casi no se ven las letras de los mensajes,antes se veian las letras perfectamente.Perdon si esto te molesta.M.C

    ResponderEliminar
  15. la verdad es que cuando andas entre tierras movedizas, aguas pantanosas y vaivenes constantes no se como uno puede mantenerse en pie y no caerse... está claro que los médicos (en nuestro caso), más que solventar dudas, como por ejemplo: qué pasará ahora, cuántos brotes vendrán, de qué forma, como, donde... evidentemente lo que hacen es levantar los hombros y decirte un :eso no lo sabemos, que te deja en la más absoluta incertidumbre, aún recuerdo cuando le pregunté al médico la primera vez, y ésto porqué le ha dado?? y me contestó algo que no olvidaré jamás: ésto es como una lotería, se ha movido el bombo y han sacado su número, eso fue lo que me dijo.. alentador!!, supongo que como cualquier otra enfermedad, ni más ni menos, ya podría haber sido el número de la bono loto.. pero en vez de número salieron dos letras EM, y ahí está eso.. los médicos estupendos, las enfermeras maravillosas, no tengo más que buenas palabras, lo peor.. la eterna incertidumbre... con lo cual, a pesar que es mi marido quien la tiene, a mi me salpica de lleno y te entiendo perfectamente.... muchos besetes maripaz, ya sabes, siempre infinitos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…