Ir al contenido principal

Por derecho y no por decreto

A veces opinamos que las entidades que nos representan tienen una visión que no coincide con la realidad, o no nos sentimos reflejados en sus acciones ni propuestas. En distintas oportunidades somos testigos de recomendaciones variadas, las que nunca están de más, aunque no siempre son acertadas.
Uno de los ejemplos sobre lo que estoy diciendo fue declarado por el Comité de Representantes de Personas Con Discapacidad (Cermi), que tuvo un acierto y varios errores, al enviar a los medios de comunicación el Decálogo para un uso adecuado de la imagen social de los discapacitados por su contenido. Entre sus sugerencias figura el hecho de generar argumentos de igualdad entorno a la discapacidad. No obstante hay varias diferencias entre la sociedad en general y las personas discapacitadas. De hecho hay contrastes entre el mismo colectivo.
Ante esto, qué hacemos si dentro de las mismas asociaciones incentivan la participación en actividades que no enriquecen la actividad física, psíquica e intelectual de las personas participantes, promoviendo la rutina como en los innumerables cursos de manualidades mediante la creación de elementos carentes de utilidad; con la variedad de cosas que hay para hacer. De la misma manera, podemos ejercitar las manos con un curso de masaje facial, dibujo, manejo de distintas texturas, pintura, canto para desarrollar la respiración, locución, risoterapia, expresión corporal, debates sobre distintos temas -porque el intercambio de opiniones enriquece- y un sinfín de cosas, que están de una u otra manera a nuestro alcance.
Volviendo a la recomendación del Cermi, me remitiré a la definición de discapacidad de la OMS, que cita que «dentro de la experiencia de la salud, una discapacidad es toda restricción o ausencia (debida a una deficiencia) de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano.». La definición es la misma, pero las necesidades son diferentes. Por ende yo diría que la premisa es lograr una normalidad en función con las personas con distintas capacidades, pero no la igualdad, ya que no somos iguales ni entre nosotros mismos. Y tampoco está mal en visibilizar las discrepancias.  
A la hora de comunicar tampoco es posible mantener un argumento lineal y similar, ya que no es igual la capacidad que tiene para desenvolverse de una persona ciega, una sorda, una con deficiencias motrices, de equilibrio, intelectuales y así con todas las demás.
El acierto recae en la recomendación para que los medios “tengan una actitud abierta e inclusiva respecto a la discapacidad", lo que implica que al tratar una noticia o una imagen relacionada con personas discapacitadas "el profesional de la comunicación tenga presente que son parte de la sociedad".
Y tal y como subrayan en el comunicado no sé si los medios son quienes "minan la autonomía e igualdad de la persona con discapacidad" sino que la sociedad todavía no está preparada para contribuir a que las personas discapacitadas sientan que forman parte, en vez de estar relegados a aceptar lo que les pasa y a recibir lo que les dan sin reclamar lo que les corresponde por derecho. De nosotros depende que nuestras causas no queden libradas al azar. 

Comentarios

  1. Ademmba Asoc Esclerosis Múltiple
    Cuando vemos el conjunto y olvidamos al individuo perdemos perspectiva.

    ResponderEliminar
  2. No me siento identificado con lo que hacen ni para quienes van asiduamente a las asociaciones ni para quienes queremos participar de distintas actividades. Urko

    ResponderEliminar
  3. Muchas de ellas funcionan como una empresa. Guillermo

    ResponderEliminar
  4. Pensar un poco en sus asociados en vez de en ampliar su estructura estaría muy bien. Eva

    ResponderEliminar
  5. La creatividad y el incentivo para desarrollar actividades que nos beneficien ..... ausentes. Estibaliz

    ResponderEliminar
  6. Los socios tendríamos que exigir más a las asociaciones. No son de nadie en particular, son de todos. Sara

    ResponderEliminar
  7. Cambios, innovación y renovación se fueron hace tiempo a otra parte, ya que si algo funciona tiene el lugar si o si. A por el cambio. Josefina

    ResponderEliminar
  8. Es difícil estar a toda hora y en todos lados. Aitor.

    ResponderEliminar
  9. hola me gusta mucho como escribes y lo que piensas. Soy de México. Saludos. Lily

    ResponderEliminar
  10. Maria Paz, Creeeme que es un gusto leer tu blog, exelentes aportes, Gladys

    ResponderEliminar
  11. Maria Paz mi nombre es Oscar soy médico en Córdoba Argentina. trabajo con un instituto en mi Pais que realiza tratamiento de celulas madres en pacientes con EM con resultados notables, acompañado de tratamiento fitoterápico. con desaparición de la sintomatología y mejoramiento de la calidad de vida. tenemos casos de gente que ha estado en silla y con intubación y al cabo de unos meses deambulan solos.
    te envío mi email: drtejadasalud@gmail.com escribime y te cuento con mayor detalle y si podes enviar mi email a contactos tuyos con EM les harias un gran favor.
    Me indigna que le digan a la gente que no hay tratamiento, cuando si lo hay, y solo manejan el interferon que más es lo que daña que lo que soluciona.
    estoy a tu disposición podemos ayudarte a vos y a cuantas personas podamos.
    Escríbeme, HAY SOLUCION PARA LA EMA.
    Oscar

    ResponderEliminar
  12. Oscar, tu crees q si fuera tan sencillo el tratamiento, aqui en España q yo creo q estan bastante implicados los neurologos q llevan lo de la EM,no harian lo posible por ayudar a los enfermos q tienen q ir en silla de ruedas por q no les queda otro remedio? O quizas sea por que cuesta mucho dinero?. Paz investiga tu q sabes más del tema y lo haces estupendamente! un beso.Agur.Mª car.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…