Ir al contenido principal

Esquivar el bulto

Las campañas políticas en tiempo de elecciones son una herramienta a través de la que conocemos lo que realmente les importa a los candidatos y a los partidos políticos. En este caso son más quienes no tienen en cuenta a los discapacitados, ni en su hoja de ruta, ni en sus propuestas, ni en las listas. Nos discriminan. 
Los candidatos deberían saber que no somos un peso muerto. Somos personas que votamos, participamos y vivimos. Un capital humano que no debieran hacer a un lado ya que formamos parte junto con todos los sectores del patrimonio de la sociedad.
No pedimos un favor, sino que reflejamos una realidad a la que lamentablemente pertenecemos y una lista de situaciones nos avalan para trasmitir nuestras necesidades y visión sobre la manera de percibir las cosas. Es nuestro derecho hacer visible lo invisible. 
Qué no estemos en campaña no es una equivocación, más bien es un error garrafal que trasluce una dolorosa realidad: que depende de nosotros hacernos oir, ya que para muchos mantenernos apartados es válido y necesario.
Es entonces cuando descubrimos que no es la primera vez que sucede, que se olvidaron de plasmarlo en los programas de igualdad y equidad que plantearon desde hace un tiempo por medio de acciones transversales todas las fuerzas políticas. Una contradicción sin lugar a dudas.
En resumen, el problema es nuestro, y de toda sociedad que se precie. Aunque evidentemente queda claro que sensibilizar a la sociedad y hacernos visibles tiene que ser nuestro objetivo. 

Comentarios

  1. Yo me presento a las listas del partido cannabico (RCN). La marihuana ayuda a muchas personas con esclerosis multiple y otras enfermedades,así ke yo haré un poco de presión,a ver si la legalizan como marihuana medicinal

    ResponderEliminar
  2. Hay mucho que hacer en el campo de la discapacidad, no todo es la marihuana sobre la que hay varios medicamentos basados en la marihuana, y por ejemplo a quienes tienen que tratarse con quimioterapia se las dan para palear los efectos secundarios. Espero y confío en que tengas más propuestas para el colectivo que esa.

    ResponderEliminar
  3. la ventaja de que no digan nada en los programas políticos, es que evitan mentir antes y después. Carmen

    ResponderEliminar
  4. A veces los políticos hablan por hablar; o aunque propongan luego de salir electos se olvidan. Somos parte del circo que hacen, o ni siquiera eso. Iñaki

    ResponderEliminar
  5. Políticos, asociaciones, federaciones: cada quien atiende a su juego. Mientras nosotros hacemos lo que podemos. Magda

    ResponderEliminar
  6. En campaña todos mienten, o alimentan su discurso con buenas intensiones que quedan en eso. Lucas

    ResponderEliminar
  7. La Mariuana es mucho mas relajante que los relajantes y tranquilizantes,sobre todó cuando tienes ese dolor de espasmos y hormigueo en fin yo lo comente con el Neurologo y me dijo que avia mucha gente en España.Con esclerosis.Cancer,y muchisimas enfermedades que necesitan mariuana.Gracias Maria.

    ResponderEliminar
  8. Las elecciones parece que mueven consciencia, y en ciertos políticos ni eso. Pero si no somos parte de la población, ¿a quién le reclamamos? Belén

    ResponderEliminar
  9. Por lo visto los políticos son de otro planeta. Estibaliz

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…