Ir al contenido principal

Lo pasado, pisado


En Argentina el 31 de diciembre solemos tirar por la ventana los calendarios y agendas. De hecho rompemos las hojas en mil pedacitos, con hechos para recordar y otros para olvidar, mientras anhelamos que el año siguiente sea mejor que este. Quién ve el espectáculo desde las calles es irrepetible, porque parece que estamos festejando el mundial. Es el día que llueven ilusiones sobre el año que comenzará.  Es casi una tradición a partir de la cual parece que estamos preparados para disfrutar de lo que nos depara el destino, siempre y cuando esté acorde con nuestras expectativas.
El famoso y no siempre bienaventurado balance, llega casi  sin avisar, imponiéndose como una consigna cuando el calendario se va acabando e instintivamente miramos atrás para analizar qué se hizo, qué se logró y qué quedó pendiente en los 365 días que pasaron desde el último año nuevo.
Durante el 2012 fui enumerando una serie de realidades a mejorar, en un intento de concientizar sobre diversas situaciones que podemos modificar entre todos por el bien de las personas con discapacidad. También hice numerosos llamamientos a la sociedad y a los distintos organismos públicos y privados.  En resumen, los pasos hacia adelante fueron muchos, y estamos yendo en dirección correcta hacia la sociedad inclusiva.
En España, en materia de inclusión social coincidimos que avanzamos durante las últimas décadas y a través del espacio de Más Que Palabras fue posible aportar otra visión.
En esta lista correspondiente al” haber” hay algunas cosas buenas como rampas, rebajes, ascensores. Y, como el debe no podía faltar,  hay otros tantas mejoras que pasaron a ser parte del recuerdo a raíz de los recientes recortes afectando principalmente a las personas discapacitadas, como las tantas que faltan por lograr.
Pareció una buena noticia. El ministerio de sanidad impulsó la estrategia española de la discapacidad para el 2012 y 2020. Sin embargo, si a las pruebas nos remitimos, mediante la acción del gobierno a través de los recortes de servicios, de ayudas a los dependientes, pago de los materiales ortoprotésicos indispensables para la mejorar la calidad de vida, podemos deducir que: lo que escribieron con la mano, lo borraron con el codo.
Por lo tanto considero que la dependencia no está basada en la discapacidad que se tenga, porque más que física –que también- es social y económica.
En resumen, a menos que haya nacido en una familia rica, haya heredado, le haya tocado la lotería vamos a ser dependientes. En pocas palabras, una persona que tenga una discapacidad más o menos seria y que no tenga dinero, lo va a tener difícil, y la independencia y autonomía personal será un sueño o un deseo para el próximo año, durante el que espero que sigamos dando un paso adelantea favor de la inclusión.
Mi columna ´de eso no se hablaba´en Más Que Palabras -91.7FM Radio Euskadi – 30-12-2012

Comentarios

  1. Maria Hurtado · 2 amigos en común
    "Lo que escribieron con la mano lo borraron con el codo"...me encanta la expresión.María Paz ojalá el 2013 se "reescriba" lo borrado y se siga avanzando donde lo dejaron y mejorando lo mejorable y deseable para todos en general pero,en particular,mas para aquellas personas para las que vivir aun se hace mas difícil.Mis mejores deseos Maestra! muackkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…