Ir al contenido principal

Catarsis de color


Podemos considerar que la Esclerosis Múltiple tiene vida propia, la que nos somete a cambios diversos ante los que nos vemos obligados a modificar ciertos usos y costumbres que impactan tanto psicológica como físicamente. Las renuncias y descubrimientos son parte de este engranaje.

Somos protagonistas de un tipo de vida que nadie eligió, tal es así que vamos sintiendo el impacto por el advenimiento de la nueva realidad a la que estamos expuestos. El shock emocional y físico, el enojo y la bronca con lo que nos pasa, la conmoción en nosotros, en nuestras familias y amigos, va haciendo mella mientras vamos procesando lo que nos pasa y cómo nos pasa, con lo que podemos y no podemos hacer, con lo que depende y no depende de nosotros.
Como la mayoría de nosotros, ante la aparición de síntomas y secuelas me vi casi obligada a empezar a entender de qué se trata tener Esclerosis Múltiple, y que la adaptación es una virtud. Las renuncias fueron parte de esta etapa, que fui transitando lentamente. Hasta que decidí no pelearme más con lo que me estaba pasando y adopté el arte como elemento de comprensión y distensión.
Ahí fue cuando el dibujo y la pintura me ayudaron a liberar mis fantasmas y a procesar lo que estaba pasando. Los colores, las texturas, con pincel, lápices, con los dedos, toda una trama cuyo desenlace es un cuadro terminado que expresa mucho más en sí mismo, en la forma y en el fondo. Porque ver una expresión de nosotros terminada es mucho más que un cuadro, es una realización que marca un comienzo y un final.
Fue entonces cuando entendí que el arte se convirtió en un bálsamo ante la vorágine en la que me encontraba inmersa, y me ayudó en la asimilación de una situación que revierte nuestros proyectos de vida, ya sea por una enfermedad o por un accidente cuyas consecuencias marcan un antes y un después.
Mi artículo publicado en http://emovimiento.es/catarsis-de-color/#more-1078

Comentarios

  1. "...adopté el arte como elemento de comprensión y distensión." Yo adopté otra forma del arte—cuentos y poesías—pero con el mismo resultado. Ahora, si bien quisiera poder caminar como antes no puedo imaginar una vida sin mi escritura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, poder expresar es parte del proceso liberador sobre los cambios que van afectándonos.
      Abrazo
      paz

      Eliminar
  2. no entiendo, me siento en ocaciones en un callejon sin salida, como hoy que despues de casi un año y medio, a mi esposa no le habia dado una crisi de neuralgia y muchomenos un retroceso, que hasta este momento lleva ya casi tres horas escondida en su etapa de una niña de cuatro años, no me reconoce ni a mi ni a mis hijos y es doloroso ya que mi hijo mayor tiene 5 años y a pesar de que es muy inteligente y sabe que su mama esta enferma no sabe lidiar con una mama que hoy es una niña menor que el, es dicifil nos retiene en un estado de shokc que yo siendo un adulto no puedo lidiar y mucho menos mis hijos, espero pronto haya una respuesta, una mayor atencion a estos casos, ya que nuestro pais, nuestro sistema de salud es muy lento, no saben lo que padecen las personas que viven con esta enfermedad y mucho menos a los familiares de estas personas, pido un cambio, una revolucion para esta enfermedad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese síntoma es muy invalidante para quien lo sufre, y desconcertante para toda la familia incluso el propio paciente. La convivencia con la enfermedad requiere de un proceso de duelo y adaptación que todos y cada uno de ustedes tiene que recorrer, a su ritmo.
      No es fácil, y es doloroso, porque genera miedo e incertidumbre. Lo que recomiendo es que acudan a un psicólogo para hablar de lo que sienten, sus temores y frustraciones. Porque el camino no es fácil, pero hay que transitarlo.
      Un abrazo y contá conmigo para lo que necesites.
      Paz

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…