Ir al contenido principal

Dia 2 - La fatiga - (de los 9 dias de la EM)

Fatiga aquel extraño invasor
¿Cómo describirla? Es como que te desconecten. Quedás fuera de juego de un momento a otro, y para reiniciar la actividad hace falta mucho más que cambiarte las pilas.
Pocos nos comprenden, no sólo a nosotros, sino al síntoma, que es como un fantasma que asecha muchas veces al día. No hay manera de erradicarlo, y cuando dice basta, es basta, no hay posibilidad de mediar, porque la fatiga domina nos guste o no.
Ante el intento de explicación muchos contestan “yo también me canso, ya no tenemos 20 años”. Lo que no entienden es que nos venimos fatigando desde que nos acompaña la enfermedad (la esclerosis múltiple se diagnostica entre los 16 a los 40 años).
Aunque lo advirtamos hasta la saciedad, que cansarse no es lo mismo que la fatiga bajo ningún punto de vista, la mayoría de la gente sigue sin entenderlo y comparándola con el decaimiento natural que genera la vida diaria. Cabe aclarar que uno puede seguir haciendo lo que sea cansado, pero no fatigado.
No es sólo física, además la fatiga afecta a nivel mental. Repito es una desconexión, se acabó la batería hasta nuevo aviso. Ahí es cuando es necesario descansar un rato, puede ser de 1 o 2 horas, no basta con un corte de 5 minutos como las propagandas de la tele. Es mucho más que eso.
También admito que es “una cuestión de fe”, no somos vagos, ni queremos claudicar, es distinto. No depende de nosotros, lo comento pensando en el otro, que no llega a razonar lo que implica la fatiga y tampoco se da cuenta, y los de ese grupo son muchos más de lo que parecen.

Ante la reacción del otro nos sentimos incomprendidos, por eso muchos neurólogos insisten en recalcar que es el síntoma más incapacitante, frecuente, y desquiciante de la esclerosis múltiple. Sobretodo invisible, y que mejor manera de visibilizarlo al explicarlo, una vez más de las tantas que ya lo hice, e intentar de esta manera que alguien más comprenda parte de lo que nos pasa. 

Comentarios

  1. Hola María Paz. En este domingo medio aburrida, me puse a leer tu blog que hace rato tengo marcado como favorito pero que nunca llego a explorar y en esta tarde que estoy con la batería un poco descargada y el ánimo luchando por levantarse, por fin me decidí a leer. Y lo único que te voy a decir es que me siento feliz de saber que hay alguien que comprende lo que siento. Pues comprender es más que entender. Entender es razonar, comprender es compartir, cosentir, copadecer y hoy siento que alguien más siento lo mismo que yo. Esta aventura de estar atrapada en un cuerpo que cambia de manera impredecible todos los días y que me obliga a adaptarme a cada momento. Y como ya me canse de escribir (jajaja) sólo te dejo un fuerte abrazo. Rosana

    ResponderEliminar
  2. He puesto un enlace en mi web de este sitio, siempre que no tengas inconveniente… gracias por estar ahí!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…