Ir al contenido principal

Dia 5. Sensibilidad

Dia 5. Tocar sin sentir
Apoyamos la mano en una mesa y no la sentimos, sin embargo estamos viendo que con la mano estamos tocando la superficie pero no nos enteramos a través del tacto. O con el pie, que no sentimos el suelo, nuestras pisadas pasan desapercibidas y generan inestabilidad.
Es una sensación extraña que no sentimos con las manos o pies, pero si en el alma. Es extraño. Ni el frio, ni el calor, ni mojado, ni seco, ni rugoso, ni liso nada de eso queda registrado. Agarrar algo y no sentirlo es muy extraño. Tampoco pasa desapercibido la cantidad de cosas que se nos caen y rompen, son incontables. 
Lo peor son las demostraciones de cariño, cuando acariciamos a alquilen, le damos una palmada en la espalda, le damos la mano y nada, no sentimos el contacto y eso duele. Es como si perdiéramos la conexión con el otro, con el entorno. Este síntoma nos desestabiliza, porque de alguna manera nos aleja de la realidad.
Además este síntoma provoca más de un accidente, porque nos podemos quemar y cortar. Sin embargo lo que más nos perturba y nos estruja el corazón es cuando perdemos la cercanía de las personas, porque a través de tocarnos, agarrarnos, abrazarnos decimos mucho más que con palabras. Es por eso que al no sentir, nos sobrecoge y de alguna manera la soledad se hace presente. 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…