Ir al contenido principal

Negar lo evidente

Esta mañana recibí un email, un artículo que publicaron hoy en el Diario Vasco sobre una mujer quien sufre una lesión medular por una zambullida imprudente con 14 años. Pasaron 21 años, y según ella misma resume en el artículo «A mí no me ha condicionado para nada», asegura Antonia, que no entiende de barreras, ni físicas ni psicológicas. Ha trabajado, se ha casado y ha tenido dos hijas" *
Lo leí y me revolvió el estómago. Me enojé porque una cosa es convivir con la realidad que cada uno tiene, desde la discapacidad y las limitaciones, y otra muy distinto es negar lo evidente. 
Durante todo el relato, minimiza a tal nivel el cambio radical que vivió, que casi podría sentirse como una negación. Porque si bien tiene una lesión parcial que la llevó a caminar con muletas y desde hace años usa una silla de ruedas a motor, no es lo mismo. 
Con la mano en el corazón o la realidad por delante, quién pude sostener que después de la aparición de una lesión medular, un accidente, la progresión de una enfermedad neurodegenerativa, ninguno de nosotros y nosotras, no soñó por un minuto con volver a correr, caminar, sentir el movimiento, la fuerza y sensibilidad de las piernas. Creo que nadie. 
Si es verdad que con el correr de los años, y el proceso de duelo -que da paso al de la incorporación y adaptación a la nueva situación- la intensidad de lo que fue, se vive más sutilmente. Sin embargo, ninguno puede negar que las barreras arquitectónicas, sociales y de todo tipo existen, que son las que aprendemos a sobrellevar, porque no vamos a encerrarnos en una queja constante. No obstante una cosa es seguir adelante más allá de las circunstancias, y otra muy distinta es negar la realidad. 
Considero que cuando decimos las cosas a medias le hacemos un flaco favor a la necesidad de inclusión social, de igualdad, y de alguna manera al colectivo de personas con discapacidad. 
Porque no somos marionetas que tenemos que entretener a la sociedad, o hacer que no pasa nada, o dar examen sobre quien lo sobrelleva mejor. Todo lo contrario, creo que por respeto a nosotros mismos y a los demás, no hay que contar medias verdades, sino la historia completa, sin disfraces, sin aditamentos. 
Hay muchos casos de superación y convivencia con la discapacidad, creo que cada uno de los 3,8 millones de personas con discapacidad que vivimos en España somos cada uno un ejemplo. 
Por la inclusión social de las personas con discapacidad....con la realidad por delante. 

* Artículo Diario Vasco *http://www.diariovasco.com/gipuzkoa/201408/03/canso-repetir-hijas-tengan-201408020800.html   4-8-14

Comentarios

  1. Eres muy fuerte, MariPaz. Y a mí siempre me has dado ejemplo de fortaleza, instinto de superación, eres amable con todo el mundo y te admiro/quiero mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Manu!!! siempre estás con una palabra de aliento, una sonrisa, un abrazo y una foto...jajajjaja. Sos un crack!!!!! Abrazo grande,

    ResponderEliminar
  3. Supongo que hay quien quiere dar ejemplo quitando hierro al asunto ya después de haberlo superado, pero como tu bien dices las limitaciones son para siempre y a todos nos gustaría volver atrás. Un besote

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…