Ir al contenido principal

Rendirse si es una opción

¿Cuál es el motivo  por la que esta frase “rendirse no es una opción” está calando hondo, y está siendo repetida hasta la saciedad? Como sociedad, cada vez somos más egoístas y menos empáticos con el sufrimiento de los demás, y el hecho que este casi convertido lema esté en boca de todos, lo demuestra.
De hecho, mediante esta frase negamos la evidencia del proceso de duelo que trasitan quienes tenemos una enfermedad, en el que la bronca, la rabia, la negación se hacen presentes. Es a lo largo de esta etapa que la tristeza y el desaliento están presentes y asaltan nuestros pensamientos. Y permítanme reconocer, que en torno a una enfermedad neurodegenerativa como la Esclerosis Múltiple, el Alzheimer, la Esclerosis Lateral Amiotrófica, la Ataxia de Friedreich, la Enfermedad de Huntington, la Demencia con cuerpos de Lewy, el Parkinson y la Atrofia muscular espinal - por nombrar algunas- afrontamos distintos procesos de duelo a lo largo de la evolución de los síntomas y de la aparición de limitaciones.
Esta frase fue promovida por deportistas, por ironman, triatlonistas que en diversos casos la enfermedad les dio un respiro para llevar a cabo sus objetivos. Pero quien dijo que por momentos no se rindieron, que no pidieron una tregua. Negar la evidencia para parecer Superman es una falacia.
¿Cuál es la razón que lleva a negar la sensación de frustración, de desgarro, de abandono, de enojo ante una enfermedad? Me gustaría lanzar una pregunta al aire para conocer el motivo por el que no nos damos una licencia y el permiso de tener un tiempo de bajón, de enojo, de bronca. El que, por cierto, es necesario para desahogarnos y recargar las fuerzas para volver a empezar. Recomenzar con la adaptación de nuestra nueva circunstancia es un paso y una necesidad, casi de “salud mental”.
Así que, por todo lo dicho considero que “rendirse” si es una opción, además el pataleo es un derecho y una decisión personal e intransferible, y un intervalo hacia el recorrido para seguir adelante.

Comentarios

  1. Claro Maria Paz que podemos darnos las licencias de bajón, miedo, bronca... somos humanos.
    Cuando yo vivo Cómo mis discapacidades me limitan el día y sin ayuda de otro no puedo, pues sí, tengo subidas y bajadas, pero como no estoy sola y no le quiero fastidiar la vida a mi marido, que me ayuda lo mejor que puede, lo asumo.

    También creo que si uno se siente potente con esa actitud "vencedora", lamentablemente, le podrá llegar el quiebre, porque la realidad termina imponiéndose.

    Te mando un beso

    ResponderEliminar
  2. Bastante de acuerdo contigo MariPaz, de echo, la única manera real de aceptar la realidad, es rindiéndose a ella, no huir de ella, ni luchar contra ella continuamente... No me invento nada porque esto ya lo dijo Buda. Eso no significa abandonarse, pues esa misma aceptación, es la que ayuda a aceptar los momentos de tristeza y desaliento, darnos permiso incluso para el enfado, y saber que son eso, momentos, y que, como momentos que son, pasarán, para seguir adelante. Y nunca avergonzarse de ello, porque esos sentimientos no son patrimonio único de los que vivimos con la esclerosis múltiple.

    Un abrazo, Miriam

    ResponderEliminar
  3. He puesto un enlace en mi web de este sitio, siempre que no tengas inconveniente… gracias por estar ahí!
    http://centraldeanotaciones.wordpress.com/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…