Ir al contenido principal

Ni héroes ni villanos

Un rato, que poco a poco se convirtió en semanas, un hecho que transformó muchos aspectos. Caminar sin muleta! Fue extraño al principio, en realidad el primer día porque a lo bueno nos acostumbramos rápido. Lógico visto y considerando que llevaba 9 años andando con la ayuda inestimable de las muletas. 
Un rato, que poco a poco se convirtió en semanas, un hecho que transformó muchos aspectos. Caminar sin muleta! Fue extraño al principio, en realidad el primer día porque a lo bueno nos acostumbramos rápido. Lógico visto y considerando que llevaba 9 años andando con la ayuda inestimable de las muletas. 
Este regalo de la vida, o tregua de la esclerosis múltiple, equivale a tener las manos libres, a caminar por uno mismo, a sentirse libre, sin ataduras. Es un placer cuasi indescriptible que se traduce en un montón de situaciones en las que poder usar ambas manos es una ventaja.  
Al poder caminar sin muleta, recibí un sinfín de alientos, felicitaciones, y un reconocimiento que aún no entiendo. 
La esclerosis múltiple, como tantas otras enfermedades desmielinizantes y neurodegenerativas, tiene sus tiempos de progresión, y remisión o evolución abriendo un camino de limitaciones y hacia el descubrimiento de una parte de uno mismo que desconocíamos -probablemente-
Lo único que se y tengo más que claro, es que pasé épocas mejores y peores con la enfermedad, y por sobretodo un proceso de adaptación que ante el avance de la enfermedad, era indefectible afrontar. 
Ante estos acontecimientos que nos abordan sin previo aviso, somos camaleones de la vida, vamos transformando nuestra realidad ante cada intromisión de la EM.
No soy ni héroe ni villana, ni triunfe ni me derrotó la enfermedad, sino que atravesamos un mix de situaciones y circunstancias de las que con el tiempo nos sobreponemos a la realidad que nos toca vivir. 
Es por esa razón y lo cambiante de la esclerosis múltiple, que estoy en desacuerdo en promover lo que quieren denominar triunfos sobre la EM. 
En este juego, por momentos perverso, no hay batallas ni luchas, ni ganadores ni perdedores. Más allá de todo hay gente que cada uno a su tiempo, seguimos adelante.

@mariapazgiambastiani 

Comentarios

  1. Hola María Paz, reconozco que a mi, personalmente, nunca alguien me vino con ese discurso victorioso, pero se de unos poquitos, que sí. No les ha parecido tan mal.
    No obstante, yo creo que son posturas del que no sabe de qué va la enfermedad, largan frases hechas como comodín y creen que así dan ánimo y positividad y si les dices "mira que no se cómo estaré mañana", no lo entenderán, los descolocas, porque no pueden mirar más allá de su preconcepto.
    Creo que hay un proverbio que dice: el que conoce poco, lo repite a menudo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola, María Paz, ya en otra ocasión te pregunté cómo hiciste para mejorar. Entiendo que lo tuyo no era un brote que puede remitir parcial o totalmente con un tratamiento de corticoides, ya que llevabas 9 años usando las muletas. Yo tuve mi época de brotes que remitían, pero ahora estoy en silla de ruedas y desde que la enfermedad se convirtió en progresiva, nunca he mejorado lo más mínimo. Me intriga saber qué es lo que a ti te ha mejorado. Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…