Ir al contenido principal

Rebelión y no en la granja

Un escalofrío me recorrió el cuerpo. Fue un golpe seco, sin caída, un flash, que irrumpió sin previo aviso. La mano quedó inmóvil, dura, sin movimiento. Perdió toda capacidad, ya no fluía, estaba inmóvil, rígida, como sin alma. Mientras, una descarga eléctrica tras otra recorría mi brazo hasta llegar a la mano, como buscando a través de los dedos un cable a tierra. Y yo despavorida, miraba hacia todos lados buscando como reactivar un miembro sin reacción. 
Durante el tiempo que duró, sentí miedo, pensé mil cosas, temí que los buenos momentos vividos con la esclerosis múltiple como el verano, habían llegado a su fin. Fue todo radical, imprevisto, incierto.
Todo ocurrió de pronto. Una mano paralizada, sin conseguir hacerla reaccionar, no había nada que la devolviera a la vida. Ni una caricia que no percibí, ni un masaje sobre la palma que no sentí. Lo que si brotó de repente, fue la bronca, la rabia y la desesperación.
La mano seguía inmóvil, estática, rígida, dura como una estaca. Sin reacción ni acción. Con la mirada penetré la mano, pero no puede conseguir nada, por más que apretaba los labios y me mordía la lengua, el dolor era profundo, hondo, y parecía no llegar a su fin.
Después de un tiempo incontable, irrumpió un hormigueo, que se acopló al dolor, eran sensaciones combinadas, y en un leve momento de calma comprendí que la remisión del evento comenzaba a surgir.
Los dedos poco a poco empezaron a moverse, se activaron torpemente, a saltos y a lo loco, parecía que yo estaba fuera de escena, sin poder controlar nada de lo que pasaba por mi brazo ni mi mano. La rigidez fue cediendo, y la movilidad apareciendo. Hasta que fue reaccionando, y a los 45 minutos recuperó casi todo su esplendor, aunque dejando el antebrazo rígido, dolorido, y la mano algo descontrolada. La obediencia y pericia de mi mano ya no es lo que era, o más bien, había vuelto a ser.
Aún no sé que me desestabilizó más: si la intromisión de la Esclerosis múltiple después de unos cuentos meses invisible e inactiva, o la vuelta a los problemas de movilidad y sensibilidad de la mano. Por ahora estoy con una sensación extraña en el brazo y en la mano, quedaron tirantes, como si se hubieran peleado entre sí, y cada uno tirase para un lado la cuerda. Sin embargo, la cuerda no se rompió.
Una vez más, surgió como un aviso, que ante la esclerosis múltiple no se puede cantar victoria, porque es una enfermedad fugaz, silenciosa, y penetrante que cuando menos uno lo espera hace su aparición en escena, y entra sin golpear la puerta ni pedir permiso.  Evidentemente la esclerosis múltiple es una maleducada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…