Ir al contenido principal

Cambio va

Cambio va
Por @mariapazgiambastiani

Elegir una neuróloga/o, quien nos va a acompañar durante el recorrido de lo que implica una enfermedad crónica, neurodegenerativa e incierta como la esclerosis múltiple (EM) es todo un desafío. Si bien hay muchos especialistas, no todos están hechos a medida de nuestras necesidades. En este aspecto lo fundamental es el feeling entre este tándem médico paciente, ya que recorreremos un camino cuyos pros y contras generadas por la enfermedad, afectará de una u otra manera a ambos. La comunicación bidireccional será un instrumento fundamental.
 
Acuerdos, desacuerdos, decisiones partidas y otras compartidas, puntos de vista similares y divergentes, todo este vaivén de idas y venidas será parte de la construcción de la relación con nuestra neuróloga\o.
No es fácil elegirnos, depende de muchos factores, y, más teniendo en cuenta el lugar que ocupa el paciente, quien dejó de ser un sujeto pasivo, para transformarse en protagonista de su Salud y enfermedad. Una vez que empezamos este periplo nos veremos abocados a momentos de todo tipo. Acercamiento, distanciamiento, similitudes y diferencias, la cuestión es cómo abordamos los puntos de conflicto. La eléctrica ion de un tratamiento, el abordaje de una decisión, el marcar prioridades, etc,
¿Qué pasa si un paciente no está de acuerdo con la decisión de su médico y se lo hace saber? O cuándo elige todo lo contrario a lo recomendado, considerando la implicación de su calidad de vida?
En ciertas enfermedades como la esclerosis múltiple no hay aciertos ni errores, hay diversidad de criterios, el tema es como se lo toma uno y otro. Por ejemplo al decidir no medicarse, no es una demostración de desconfianza para con nuestro Neurologo/a, sino que en base a lo vivido y sentido a través de la convivencia con la EM, estamos ante la incertidumbre de la propia enfermedad que asecha a cada momento, y elegir un camino distinto al indicado es una alternativa válida.
Es por eso, y por tantas situaciones más alrededor del hecho de tener EM, que la relación médico paciente como toda relación de intercambio, sufre etapas, transformaciones y periodos pero y mejor llevados. El feeling entre ambas partes va protagonizando distintos momentos. Esta circunstancia generada por una decisión unilateral, va afectando, para bien o para mal, a la compenetración o el aislamiento de este tandem que algún día formamos. Es ahí cuando nos descubrimos que cuesta más dar un paso al costado.
Si bien es complicado, hay veces que el criterio que validó nuestra elección del profesional que nos atiende ya no es lo que era, tiempo en el que el cambio es un reclamo constante y sonante. Sabemos que es lo mejor, para ambas partes, pero es difícil dar el paso.
De ahí que más allá de la enfermedad, de los especialistas, y los pacientes hay que afrontar la circunstancia cómo vienen, y cuando algo no va más, no va más.

Será hora de cambiar, de trazar un punto y seguido para recorrer este camino llamado EM con otro guía, estableciendo nuevos retos y desafíos, porque la EM sigue su camino sin detenerse a mirar atrás.

Comentarios

  1. Hola, soy de EE. UU. Quiero compartir este gran testimonio sobre cómo el Dr. Agbazara me ayudó a recuperar a mi ex amante. Durante mi búsqueda de una solución, entré en contacto con los detalles del Dr. Agbazara y gracias a su ayuda, mi amante regresó a Yo dentro de las 48 horas. Así que con estos, me atrevo a recomendar a cualquiera que busque una manera de volver a la vida de los amantes a ponerse en contacto con el Dr. Agbazara en WhatsApp: { +2348104102662 } o por correo electrónico a: { agbazara@gmail.com }. y mi amante vuelve a estar juntos y van a pasar juntos la celebración del Año Nuevo. Gracias al Dr. Agbazara una vez más ...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…