Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2010

Brote: un mundo de sensaciones

Algo va cambiando, nos sentimos distintos –siempre y cuando no sea un síntoma radical por la que no se ve, ni se siente la pierna-s, o la mano-s, temblores, o similares- Ante el primer impacto esperamos unos días a ver si se pasa. Si es cosa del destino, del tiempo, o de que se yo. Hasta que después de dar mil vueltas, nos damos cuenta que la esclerosis múltiple ya hizo de las suyas en nuestro cuerpo y es hora de ir al neurólogo. En el fondo con la esperanza de habernos equivocado, y que los síntomas se desaparezcan de un plumazo. Muy a nuestro pesar, corroboramos que estábamos en lo cierto: hay un nuevo brote. Ante nosotros se extiende un sinfín de análisis (potenciales evocados, electromiograma, análisis de sangre, resonancia magnética, etc). Y si estamos con alguna medicación, puede que llegue la hora de cambiar, aunque la variedad no es lo que abunda en esta materia. Las alternativas no son infinitas ni mucho menos, y depende de la fase de la enfermedad y las posibilidades existen…

Boludeces las mínimas

Ante un brote, empeoramiento o nuevo síntoma en torno a la esclerosis múltiple, existe un comentario (de algunos) en particular que aún no puedo entender. Me gustaría saber ¿por qué hay gente que se empeña en atribuir cierta responsabilidad a quienes padecemos los brotes?. Esas aclaraciones que muchos repiten tales como “no estarás nerviosa”, “no será por el stress”; y sutilezas parecidas. Hasta la saciedad expliqué cómo funciona la esclerosis, que los brotes aparecen en distintas épocas de nuestra vida, cuando estamos espléndidos, cuando estamos mal, alegres, tristes……….cuando le da la gana a la EM. La enfermedad tiene sus propios tiempos, así como maneras de manifestarse que son tan diversas como personas que la padecemos. No depende de nosotros. No me quedé con esta idea, y la consulté con distintos especialistas: psicólogos, psiquiatras, neurólogos, y médicos. Todos coincidieron. Somos inocentes, no tenemos culpa ni cargo de lo que nos pasa; que por cierto bastante duro es. Estas …