Ir al contenido principal

La escritura y la esclerosis, una realidad que cala hondo

Ayer mientras disfrutaba de un café con leche en un bar donde ante la ausencia de inspiración y la necesidad de escribir vuelvo a reencontrarme con mi lado creativo. Estuve mirando durante un rato una hoja en blanco y pensé en las similitudes de la esclerosis múltiple con la escritura.
Escribir es un hecho creativo, imaginativo. Además de ser en si mismo una actividad terapéutica de recreación, libertad y realización. Sin olvidar su lado de intromisión. Es una aventura hacia la reflexión. Ante este hecho no hay nada peor que la falta de ideas y la presión que refleja una hoja vacía. El pavor por la ausencia es una sensación que se acerca al agujero negro que provoca un el diagnóstico, un brote, una recaída, la falta de certeza y por supuesto uno de los mayores fantasmas de la enfermedad, la conocida incertidumbre, que es la madre de la esclerosis.
En ese momento –como dice la canción de Andrés Calamaro, “pasemos a otro tema” es nuestra mejor opción, de lo contrario siempre queda hundirnos en los misterios de la pena, el dolor, la angustia, el sentirnos indefensos ante una agresión como esta que es como un ataque entre las sombras, al que no vemos llegar y del que es difícil defenderse. También podemos permitirnos vivir ambas alternativas, cada una a su tiempo.
Así como la esclerosis múltiple no es susceptible a ser seleccionada, nos toca porque esas cosas tiene la vida, la escritura no es un fin, sino un medio para transmitir al nuestros pensamientos, emociones y sentimientos más íntimos. Implica en si mismo un ejercicio de intromisión, escarbar en nosotros mismos, en los miedos, las alegrías, lo verídico, lo inventado, y mucho más. Es una forma de expresión con la que regalar el punto de vista de quien escribe y de desnudar nuestro lado más profundo.
Escribir es una experiencia muy personal y por eso no puede significar lo mismo para todos. Escribir es poner la cara, hablar de frente esperando la respuesta del otro. Desde una frase, un poema, un artículo, una canción, una columna, un libro, un ensayo, un te quiero todo un mar de opciones de lo que encierra la escritura, un hecho ilimitado que brinda miles de posibilidades.
Y si comparamos la esclerosis múltiple con la escritura generan posturas semejantes y diferentes ante la ausencia de ideas, la falta de creatividad, de inspiración, el estancamiento, la manifiesta sensación de no poder seguir, el sentirnos desorientados, y la necesidad de encontrar el camino, reubicarnos en la nueva situación, y reordenar criterios y valores. Y para ambas necesitamos del tiempo, el lugar y el espacio.

Comentarios

  1. ...... por suerte para tod@s, ese lado creativo no ha desaparecido. Sigue ahí..... y eso siempre es algo bueno.
    De todas formas, no hay nada más dificil en este mundo que poner palabras a los sentimientos... especialmente a sentimientos como el dolor, el miedo.... así que, si a veces hay un vacio, que muy bien has llamado "falta de creatividad".... tengamos claro que no es tal... es que, como ya he dicho (y en esto doy fe..... lo vivo constantemente) poner palabras al dolor es una misión harto compleja..... así que, tu capacidad para hacerlo (y encima, hacerlo tan bien) es algo de lo que puedes sentirte orgullosa......... tú, y todo aquel/lla que pueda ir haciendolo.. ya sea por escrito o en vivo....... ;))

    ResponderEliminar
  2. esta claro que tras el diagnostico de una enfermedad cronica uno tiene que redescubrirse e inventarse nuevas formas y maneras de subsistir, y como bien señalas , dandose los tiempos y espacios que nos sean necesarios

    ResponderEliminar
  3. Eres genial!!!! me encanta tu escritura y me gustaría poder plamar muchas de mis inquietudes en un papel.
    No sé si para algo pro....creo ke me ayudaría.
    Un abrazo. Idoia

    ResponderEliminar
  4. Esta mal decirlo,pero si no fuese por la EM, no te hubiesemos conocido, y por lo menos yo, no tendria "una mano y una cabeza".........q me hubiese entendido tan bien como tu!!.Aquí el q mas o menos se desnuda con los mensajitos.cuidate corazón y si te puedo ayudar en algo,dimelo! tu me ayudas mucho Paz!!Besos,Mªcarmen.

    ResponderEliminar
  5. Reubicarnos en la nueva situación, y reordenar criterios y valores. Y para ambas necesitamos del tiempo, el lugar y el espacio.
    Me quedo con este ultimo apunte , aun no teniendo el resto del escrito desperdicio, es lindo como transmites, saludos. Luis

    ResponderEliminar
  6. Gracias!! Maria Paz, excelente. Nelly

    ResponderEliminar
  7. Esta mujer es la traductora más fehaciente y coherente de todos nuestros sentimientos, pérdidas y aflicciones. Liliana

    ResponderEliminar
  8. Pienso que el escribir acerca de como nos sentimos es bueno, aunque nos cueste detener la pluma podemos esforzarnos y así sentir que es posible lograr eso y más. Eréndira

    ResponderEliminar
  9. Muy lindo lo que escribiste,siempre con tu escritura nos llevas a la reflexion,te mando un beso grande Sil

    ResponderEliminar
  10. Siempre te leo, me encanta lo que escribes. Un beso. Sara

    ResponderEliminar
  11. Bueno, ésta carta me ha encantado, que quieres que te diga, la similitud que puede haber entre las múltiples facetas de la vida es espectacular, y tal y como lo cuentas ya es la leche!!, la verdad es que la pluma puede ser más efectiva que la espada, y a veces contar lo que no se puede cortar es mucho más terapéutico.. muchos besos maripaz, infinitos!!! ya sabes que te sigo...

    ResponderEliminar
  12. Me encanto el blog :) Bárbara

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…