Ir al contenido principal

Más que un símbolo

Un tatuaje es más que una imagen, es una marca, una huella que elegimos nos acompañe. Desde luego pensé si no será una forma de rebelión o de subrayar un mensaje, pero quién sabe. Ante esta ocurrencia, la de hacerme un tatuaje que surgió de golpe, quiero dejar constancia y a la vez trasmitir un mensaje; que la vida fluye.  
Desde hace unos días siento la necesidad de reafirmar que la "música sigue sonando a pesar de todo" por varias circunstancias que estoy atravesando. Es otra manera de recordarme algo, un impulso de comunicar algo tanto a a mi como a los demás. 
Pensé qué quería tatuarme y apareció casi inmediatamente. Una clave de sol, porque aunque aprender a tocar un instrumento quedó en los primeros acordes de una canción "Samba de mi esperanza" cuando tenía 12 años, asi como la guitarra en un placard, más allá de lo que suceda la música ahí está.  
Por supuesto también decidí dónde hacerlo, en el tobillo, y luego leí que significado tiene el lugar del cuerpo, y según el significado psicológico representa que "tenemos el deseo de ser libres de protestar silenciosamente contra la vida cotidiana que nos aprisiona, reclamando un sueño de liberarnos y escapar de la rutina".
Más allá que esta premisa responda a la psicología de libro o la barata, reflexioné sobre mi escape de qué o contra qué. Y si, la asociación fue inevitable, con la esclerosis múltiple que me está dando muchos dolores de cabeza junto con una necesidad imperiosa de tomarme unas vacaciones o unos dias libres-como cuando entre las parejas nos pedimos un tiempo para meditar-. Lamentablemente no es posible ninguna de las opciones. 
Tampoco hacerme un tatuaje porque como estoy bajo los efectos de un inmunosupresor -suprime las defensas- por el tratamiento para la EM, una infección no es aconsejable es más, es algo a evitar no sólo en mi caso, sino en general. Por lo tanto hacerme uno sería un acto irresponsable por mi parte. Pero no crean que abandoné mi deseo de dejar huella, puede que me lo dibuje ... eso está por verse. 
Después de marear un poco mis pensamientos, llegué a la conclusión que es factible recordar que si bien la enfermedad está ahí, yo también con mi fuerza, tenacidad y ganas de seguir adelante. 

Comentarios

  1. A raiz me mi EM...decidí hacerme un tatuaje...xq...creo q x identidad...x pertencia a algo o...quizá x desesperación!...no lo sé....pero mi interior lo grito...Melisa

    ResponderEliminar
  2. ¡Cuantos significados de tantas cosas aún tenemos que aprender! marisantos

    ResponderEliminar
  3. hola soy de argentina te escuche en la radio con la canosa mi mama tambien tiene esa enfermedad que bueno lo que hiciste por esa mujer Mary

    ResponderEliminar
  4. Adem Ong de Discapacidad
    yo creo que esa huella compañera la llevas tatuada, pero solo la ven los que leen o escuchan tus escritos :)

    ResponderEliminar
  5. Tambien quiero hacerme uno....hermoso escrito... eres fuerte!!! la musica sigue y esta en tu esencia...un abrazooooooo maría gabriela

    ResponderEliminar
  6. Prk l@s afectados d esclerosis multiple sois tan especiales ? dijais una gra huella...Mª Luisa

    ResponderEliminar
  7. M Paz ,tienes el poder, de poder transmitir sin decir nada, el simbolo de la clave de sol ya lo llevas tatuado en tu corazón, derrochas una sinfonia preciosa... no se si por tu profesión o por tú personalidad, pero comunicas y das muchisimo más de lo que te piensas.. Sigue así y no cambies nunca... eres mi ejemplo a seguir ... besossssss Conchi

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…