Ir al contenido principal

Prioridades


El otro día para bajar a la estación del metro de Algorta decidí usar el ascensor, cosa que comúnmente no hago porque sostengo que mientras pueda bajar por las escaleras por mi cuenta, así lo haré.
Habían subido 3 mujeres. La última fui yo. En cuanto llegué a la puerta pregunté si entraba, había lugar no para bailar un malambo pero entraba cómodamente. Además el cartel decía que tenía capacidad para dos personas más que las que estaban.  
Un par de ellas tendrían unos 55-60 años, y otra de 35 años aproximadamente. Una de las mayores me miró y puso cara como “acá vos no entrás”. Si bien me sobran kilos esa mirada estuvo de más. Y al no empezar a bajar el ascensor me dijo “creo que te tenés que bajar, porque con vos el ascensor no se mueve”.
No la miré, sino que le clavé los ojos. No me la comí porque sino iba a seguir engordando. Y acto seguido le dije “si entro, además tiene capacidad para 5 personas y somos 4”. Como si no fuera suficiente miró de reojo a otra de las señoras, cosa que me indignó aún más, asi que agregué  “ pero en ese caso yo tengo prioridad porque si no se dio cuenta uso muletas –se me había visto porque en cuanto entré me miró de arriba abajo- y la que tendría que bajarse es usted”.  No sé si para no aumentar el mar de fondo o para que los ánimos no ardieran el ascensor se puso en marcha.
Los ascensores son todo un caso, y más los del metro que tienen indicadores de prioridad, aunque son más veces las que no se respeta que las que sí.
Creo que ante casos como esos no nos tenemos que quedar callados, de hecho la chica más joven me dio la razón. Que mientras llegaba al ascensor vi como subían, y a simple vista no tenían ninguna dificultad. No me opongo a que lo usen, sino que hay un orden de cosas. Aunque en ese momento, y ante tal hecho, hubiese preferido pasarle mi discapacidad y bajar por las escaleras. 
No me gustan los altercados, pero tampoco que me tomen el pelo. 

Comentarios

  1. Si toda esta gente viviese un solo día con la mitad de dificultades que nos surgen cuando salimos a la calle.... se lo pensarían antes de actuar así Jacinta

    ResponderEliminar
  2. Carmen Garcia Vega Es que hay mucho burriciego por el mundo, pero no te hagas mala sangre Paz.

    ResponderEliminar
  3. La estupidez de segun que gente no merece ni comentarios. Tu eres más señora que esa chusma....Un besico corazón. Mª José

    ResponderEliminar
  4. Es una lucha diaria,tirando barreras... Ma. Luisa

    ResponderEliminar
  5. Y que mal se pasa. Por favor, no perdamos nunca la humanidad. Besitos y ánimos. ♥♥♥ Josefina

    ResponderEliminar
  6. MUY MALO ESO .... IRIS

    ResponderEliminar
  7. Puedo compartirlo en el programa? es una "experiencia significativa...representativa.... Patricia

    ResponderEliminar
  8. Que cierto... falta de educación, de respeto, arrogancia, y sobre todo egosmismo, antes que yo que se fastidien los demas, sin compreder el sentido de el porque estan ahi las cosas y para quien... perdón por la palabra pero a esas personas HAY QUE DARLES EN LOS MORROS, y que bajen su ego... y comprendan para quienes estan dichos dispositibos,,, M Paz la humildad y el respeto ya no nos llevan a ningun sitio, me da mucha rabia que nos tengamos encima que humillar por las personas que realmente no lo necesiten...Conchi

    ResponderEliminar
  9. que paciencia hay que tener con determinadas personas, en fin... besazos nena. Jaione

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…