Ir al contenido principal

Dolor ajeno

¿Que nos está pasando? Reclamamos la humanización de la medicina, empatía, asertividad, y competencias de comunicación. Sin embargo no respetamos los procesos de duelo de los pacientes que afrontan distintas enfermedades. Al que sufre pareciera que lo quieren borrar de un plumazo.
No conectamos con el dolor del otro, es más, lo escondemos, porque de eso no se habla. Es más, muchos por las redes, recomiendan alejarse de las personas que atraviesan momentos difíciles. Casi les diría que está de moda, en un ámbito como el de las redes sociales que es más una teatralización de la vida, donde la producción cobra valor, donde sólo la comedia tiene lugar. 
¿Dónde queda la empatía, una característica que reclamamos sin cesar por activa y pasiva? No obstante a muchos les cuesta reconocer que esta circunstancia existe, es necesario y sano pasarla, para poder avanzar. 
La mirada del otro. Sabemos que de los dos lados, hay una necesidad de tiempo, comuncación, elaboración de este tiempo de cambio abrupto. Por momentos nos sentimos incomprendidos, donde la soledad asecha junto con el revoloteo de los fantasmas y los miedos.
Conectar con el dolor ajeno muchas veces difícil, para unos más que para otros. A pesar de haberlo vivido muchos en primera persona, es imposible, no pueden reflejarse en el otro, comprenderlos, y entender su dolor. Es entonces cuando es llamativo que muchos de esos, sean quienes exigen de los demás empatía. Que comprendan y se se pongan en el lugar del otro, sobre situaciones que ellos mismos atravesaron, pero pareciera que no quieren ni recordar. Es por eso que proclaman distancia de esas personas que están atravesando los momentos de bronca, decepción, bajón, melancolía, depresión, enojo, y shock. 
Por si aún no se enteraron, sepan que estos periodos son necesarios para solventar el duelo de una condición a otra, de estar sano a enfermo, de poder a no poder, del advenimiento de las limitaciones y la discapacidad. En medio, renuncias, adaptaciones y reinversiones. 
Es en este momento que la memoria de lo que vivimos y de alguna y otra manera sufrimos, tiene que estar presente para acercarnos desde el entendimiento al otro. Por desgracia, no siempre es así. 
El acercamiento implica reconocer las propias debilidades, tolerar el dolor ajeno, dar lugar a la queja, acompañar en el proceso, escuchar, apoyar, acercarse y conectar con el dolor ajeno, dándolo lugar a gestionar su dolor y las etapas que tiene que atravesar indefectiblemente para poder llegar con tiempo y paciencia, a la adaptación de su nueva situación y circunstancias.
Alrededor de la esclerosis múltiple, una enfermedad incierta, cambiante y sonante por momentos, hay que respetar los procesos de duelo de los demás, y de cada etapa. Considero que nosotros -quienes tenemos EM- más que ninguno, tenemos que entender este proceso. 
Por tanto, si pedimos empatía a los demás, nosotros somos los primeros que tenemos que ser empaticos y entender los tiempos de los demás entorno a la enfermedad y sus vaivenes.
Conectar con el dolor ajeno, con el propio, empatizar, de eso se trata. Estar, acompañar, y no parecer o semejar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…