Ir al contenido principal

Vivir sin aire

Después de 3 semanas de sentir que mi cuerpo no era mio, que las fuerzas no me respondían, y que cualquier actividad era difícil de llevar a cabo, hoy pude, fue un rato, pero valió la pena. 
Con un arranque excepcional de esos que sorprenden hasta a uno mismo, hice una lista por 6 to día consecutivo, pero esta vez los ítems no estaban en rojo. Los concreté.  
Durante ese rato me sentí viva, que volvía a ser yo, a la carga, y que mi vida me pertenecía de nuevo. Por más que fueron dos ínfimas actividades perdidas en el transcurso del dia, mezcladas con periodos obligados de descanso, me devolvieron mi esencia.
Escribí las columnas, que me permitió reconectar con mi profesión y mi pasión: la escritura y la radio. Una especie de volver a vivir, sentir que soy hacedora de mi vida, aunque sea ... sólo un momento. 
Fiel a mi estilo me envalentoné, viendo por la ventana el sol de las 2 de la tarde, agarré mis muletas y salí a la calle con Bob por supuesto. Paso a paso, lentamente con una pisada temblorosa, respirando con dificultad, persistí en mi empeño por llegar a la que iba a ser la meta: los ascensores que están a una cuadra de casa. 
El agotamiento no opacó la llegada. Respiré hondo, me senté y disfruté de la vista, de la sensación de libertad, de la seudo independencia. 
Recuperar el aire me llevó tiempo, espere con paciencia antes de emprender la vuelta. Mi ansiedad se habría paso ante la dificultad para respirar con regularidad y la necesidad de llegar a casa, sentirme a salvo conectada a la máquina de oxigeno. el estar en casa como un lugar seguro, es un hecho que conocemos quienes compartimos limitaciones, la extraña sensación de volver a casa, al refugio, donde nos sentimos a salvo porque es un lugar donde podemos manejar la situación. Al fin y al cabo eso nos parece. 
El camino de vuelta fue parecido pero con más escalas, me costó más. Sin embargo no olvidó la satisfacción del objetivo cumplido. 
El tocar la puerta de entrada del edificio fue como quien atraviesa la cinta de la carera de su vida. Después de más de dos semanas lo logré. 
Ahora, de madrugada, sin poder dormir, el miedo se esta apoderando bajo la incógnita ¿cómo estaré mañana? Intento mantener la calma, me cuesta bastante, entender que es un afrontar el dia a dia, en donde las limitaciones trazarán el calendario, y mis ganas harán el resto, o intentarán hacer todo lo posible por seguir adelante. 
Tengo miedo de no poder, volver a sentir que mis fueras no acompañan mis planes, que interfiere de tal manera, limitándola que ni yo me reconozco. 
Impotencia, bronca, miedo y dolor por la realidad, por la situación, y por una enfermedad que avanza y parece que excepto ciertos minutos del dia no me deja en paz.  Entretanto se cuelan las amigas, mi tesoro, con visitas, mensajes, llamadas transmitiéndome su cariño, aliento y contención. Para ellas tampoco es fácil este periplo, sin embargo ahí están, acompañándome, para sostenerme cuando las fuerzas me fallan, alentarme en mi empeño y ayudándome a respetar mis momentos, aprendiendo en esta nueva etapa de la esclerosis múltiple en la adaptación a la progresión. 
Vivir sin aire o más bien con poco oxígeno parece una tarea titánica, porque interfiere en todo lo que hacemos. No desaparece nunca, se hace notar, y de que manera. Despiertos, dormidos, quietos en movimiento, sin excepción. Mientras los dias se suceden quienes sufrimos los vaivenes del deterioro respiratorio por la esclerosis múltiple, nos vemos abocados a readaptar nuestra vida, a disfrutar los retazos de una vida compleja de sobrellevar. 
Eso es lo frustrante, sentirnos prisioneros de nuestro cuerpo, que nos detiene, del que no somos dueños, y que parece sobre el cual ya no decidimos, que perdimos la patria potestad en favor de la EM, y cuyo pronostico es que seguirá avanzando, limitándonos, con algún que otro momento de dispersión o mutis por el foro, que es cuando tomamos una bocanada de aire para seguir adelante, a pesar de todo
Vv

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

La silla de ruedas y la EM: dos extraños conocidos

Cuanta hipocresía! Es indignante que otros pacientes quieran negar la realidad, de muchas personas que tienen EM y usan una silla de ruedas. Y por parte de los neurólogos es casi una falta de respeto al paciente al negar las consecuencias de la propia enfermedad como la EM que es incierta, Discapacitante, neurodegenerativa, autoimnune, y afecta a 2,5 millones de personas en el mundo. Ofenden a los pacientes por dos lados. Por quienes niegan la realidad y son pacientes que tienen esclerosis múltiple (EM), y por parte de los neurólogos. Ambos esquivan el bulto, o mejor dicho la realidad. La silla de ruedas no es una asociación a la esclerosis múltiple, es una circunstancia de muchos.
Es tal el afán de evitar, negar que se asocie la imagen de la silla de ruedas a la EM que casi parece una batalla de titanes. Ambas partes se olvidan que hay síntomas mucho más discapacitantes que una silla de ruedas, que no es más que una ayuda para seguir adelante. Les recuerdo a ambos, que si bien tener q…