Ir al contenido principal

¡Quiero pis!

Dejamos de ser niños hace décadas, eso está claro, ya que somos personas de 20 a 40 años en general. Ya no podemos gritar y que salga nuestra madre, padre o abuelos a nuestra ayuda buscando a todo gas el primer baño disponible ante nuestra necesidad imperiosa. Hasta ahora nos arreglábamos solos, estaba todo bajo control. 
Cuando éramos chicos aprendimos primero a pedir, luego a controlar. Sin embargo ante nuestro asombro, parece que cierta cuestión vuelva a ser cómo antes en el fondo, pero no en la forma. Si bien podemos solos, a veces es más complicado que lo que pensamos llegar a tiempo y que nada se descontrole. 
Ante el avance de la esclerosis múltiple, y la repercusión de las secuelas a nivel urinario, la sensación de ganas de ir al baño disminuye, la falta de tiempo entre que nos damos cuenta e ir al servicio es cada vez más angosta. 
Ante esta situación la velocidad es un handicap de lo que no podemos hacer gala, ya que seguramente tenemos rigidez, o falta de sensibilidad o de fuerza en nuestras piernas por lo que llegar rápido se torna complicado, y a veces imposible.
Si a esta situación le añadimos los obstáculos arquitectónicos formamos una combinación que nos juega en contra desde donde la miremos. Uno de las barreras más comunes que tenemos que sortear son la ubicación de los baños de los bares. Están casi todos en el primer piso o en el subsuelo, y para sorpresa de todos, tienen concedido el permiso de discapacitados.
Esto es inaceptable, y se da inclusive en bares o restaurantes de reciente construcción o adaptación. Que más da los metros cuadrados del aseo y los accesorios para facilitar nuestros movimientos, sin nos es imposible llegar a él. Si usamos muletas o tenemos ataxia es una traba pero si estamos en silla de ruedas es imposible acceder. 
El jueves pasado, luego de dar clase partí a mi casa. Estaba en Barakaldo e iba hacia Algorta, camino que requiere cambiar de línea de metro y a mi manera de caminar me lleva una hora. A las pocas calles tenía ganas de hacer pis. Cuál fue mi sorpresa que hasta cumplir mi cometido, entré a tres bares distintos. Todos tenían el baño en el primer piso. Esto no quiere decir que encontré un servicio a la altura de las circunstancias. 
En el cuarto establecimiento bingo, el baño estaba en la planta baja. No podía seguir buscando, mi desesperación era indescriptible, y corría el riesgo que fuera tarde antes de mojarme los pantalones. Puf, faltó muy poco; malditos escalones. 
La pregunta es por qué estamos obligados a pasar por el stress causado por la incapacidad de otros al contemplar y responder a las necesidades de los demás. 
Creo que es hora de revisar las instalaciones y que las condiciones de accesibilidad no sean sinónimo del logo de una minusvalía, sino que estén acorde a nuestras necesidades.  



Comentarios

  1. Cuanto se d esto y k familiar me parece....Luisa

    ResponderEliminar
  2. Algo que muchos sufren o hemos sufrido en algun momento y tan pocos se atreven a comentar!! casi diria como algo tabú!! Gracias por hacerloo público! Gabriela

    ResponderEliminar
  3. MARIA PAZ, A PROPÓSITO DE "QUIERO PIS", ESTOY ESCRIBIENDO UN LIBRO TITULADO "BAÑOS DE VENEZUELA", YA TE PUEDES IMAGINAR EL POR QUÉ... riquilda

    ResponderEliminar
  4. Para politicos d servicios sociales y sanidad...Eva

    ResponderEliminar
  5. Las personas con EM cuando salimos de nuestras casas a cualquier diligenciaa nos enfrentamos a todo esto. Primer objetivo al llegar a un lugar: ubicar un sala sanitaria; primer obstáculo casi siempre: las escaleras.. y el temor de sentarnos sin protección por eso de contraer alguna mala bacteria.........todo un acto de malabarismo...Yo he resuelto un poco mi situación con el uso de pañales desechables pero no es lo ideal... Me ha tocado vivir cada momento que ni te cuento...todo un largometraje..Horrores... : ( Elena

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas

Dia 7 Temblor, hormigueo y descargas eléctricas
Parece que unas hormigas nos pasean por los pies o las manos, sin estar en el campo y ni siquiera que estén las hormigas. Obviamente estoy comentando lo que se siente con el hormigueo, que es una de las sensaciones a las que nos somete la esclerosis múltiple. Molesta bastante seguido, hay épocas que el hormigueo es reincidente, pareciera que nos tuviera cariño o que nos hubieran rociado con azúcar, porque el hormigueo no se va. Atenti que este síntoma no está solo, hay otros que no agregan un plus a nuestro nivel de aguante; y vaya que aguantamos. Es ahí cuando aparecen las descargas eléctricas, haciendo una entrada triunfal, de sopetón. Da la impresión que metiéramos los dedos en el enchufe por control remoto. Con cada descarga parece que uno de nuestros brazos, manos, piernas o pies, se bambolean terminando con un golpe seco. Un sacudón sin ton ni son. Como se imaginarán es una sensación extraña y desagradable, y otra de las tanta…

Doble discurso

Asier De La Iglesia, jugador de basquet profesional, es un caso más de muchos. El mercado laboral, profesional y deportivo tiene sus reglas y condiciones. No es el primero ni será el ultimo que se queda afuera, con y sin Esclerosis Múltiple (EM). Basta del doble discurso, de negar la realidad, de negar la evidencia de la forma que la esclerosisrepercute en nuestras vidas. Es por eso que fui y soy tan crítica con ciertos tipos de mensajes que esconden la realidad de lo que implica la enfermedad.  Ahora todos se asombran ante el rechazo del equipo francés de basquet profesional de incorporarlo por tener EM. No es sólo por eso, sino porque no tiene casi sensibilidad en una mano, síntoma reconocido por el  jugador. Desgraciada circunstancia, y un hecho como otras patologias que dejan afuera del ambito profesional a muchos jugadores, porque las condiciones de salud no responden a las exigencias de tal o cual ambito, y más en el deporte profesional sea cual fuere.  Que la esclerosis múltiple a…

“La voz, parte de uno mismo” por María Paz Giambastiani

Se fue sin previo aviso, cambió de golpe dando un portazo sórdido. No estaba ahí, había desaparecido, y nunca pensé que la iba a extrañar tanto. Formaba parte de mi, de quien era, siendo parte de mi identidad. De pronto un sonido sordo y al mismo tiempo despertó un miedo incalculable sobre el poder de la comunicación que se quedaba truncado. El sonido era como un extraño ruido que no reconocía como propio. Que me constara hablar no estaba en mis planes, ni en mis pesadillas más temidas. La voz, mi voz, era una cualidad que no me iba a fallar. Ponente, rotunda, sonante y constante. Sin embargo un dia me dejó sola, ya no formaba parte de mi, ya no me representaba, ni me identificaba. Adiós a uno de los sellos de identidad más perfectos y únicos del ser humano.  Quien iba a pensar siquiera que un dia ese sonido, el sonido de mi voz iba a ser un extraño desconocido. Ronca, cortante, silabiante, lenta y áspera, sin cuerpo. Nada que ver con lo que era.  Extrañaba mi sello, algo que me hacia ún…